Todo lo importante

maurogo / Poemas / / 0 Comments / 1 like

Le dije a la luna que esperara
en el corredor de la vieja casa un poco más
pero la luna no era mía
y su luz de plata apenas acarició
la flor dormida de mi jardín soñado

Le rogué al río desde mi ventana que cantara
una canción espuma blanca y clara
pero el río no era mío
y su balbuceo ancestral fue
pétreo y gris como de borrasca

Le pedí a los campos florecidos
la cosecha abundante de felicidad y tiempo
pero la tierra no era mía
y solo me obsequió
el ceniciento y amargo fruto de las despedidas

Ya no pido

Nada es mío y nada falta

– Giofa Sarria

DEJA UN COMENTARIO