Hijo estás destinado a ser Feliz… ¡Nunca lo olvides!

maurogo / A mi hijo / / 0 Comments / 1 like

Sé que hay días que parecerán que esto no es cierto, pero si aún no lo sabes, es bueno que te enteres que la felicidad viene de la mano de compartir con las personas que amas y te aman… y se porque llevo 17 años siendo testigo de tu vida, que somos muchas las personas que te amamos.

Siento una gran felicidad de escribir estas líneas porque sé que las vas leer en un retiro espiritual, y me encanta que estés allí, sin duda alguna tu vida ha estado llena de bendiciones y en este retiro puedes hacer una pequeña pausa para agradecer al señor, toda cosa buena que se te ha otorgado sin ni siquiera pedirla; si a veces no logras reconocerlas, recuerda que llegaste a este mundo desnudo, en medio de un par de padres muy jóvenes y siempre has tenido el privilegio de gozar de buena salud, de comer, de viajar, de vivir, de vestir, de descubrir, de estudiar y de disfrutar plenamente miles de experiencias que has recogido a la lo largo de tu vida…. Así que recuerda, las cosas más maravillosas de la vida ocurren todos los días y por eso a veces no las notamos, ni las valoramos.

Deseo enormemente que este retiro espiritual sea la primera semilla que al sembrarse en tu corazón, brote en ti un deseo continuo de relacionarte con Dios, de conocer su vida y descubrir lo grandiosa que será la tuya, si confías en que el siempre estará a tu lado, incluso si tu familia, amigos y padres faltamos… Si no sabes por dónde empezar, recuerda que aquí estoy para mostrarte el camino.

Sé que particularmente por estos días, tantos vientos de cambio, siembran en tu mente y corazón, dudas, inquietudes e incluso temor… no te preocupes, no estás solo para recorrer el camino y está permitido equivocarse cuantas veces queramos, siempre que volvamos a empezar. Si eliges la carrera universitaria que no es, cambias y empiezas otra; si entregas tu corazón a la persona equivocada, sanas y amas de nuevo; si confías en personas que te defraudan, perdonas y eliges con más atención la próxima vez; si tu salud decae, te cuidas, te recuperas y enfrentas la vida con valentía; nada, absolutamente nada podrá alejarte de ser feliz, si tu no lo permites. Muchas cosas no saldrán como te lo imaginas, pero solo podrán convertirse en cargas pesadas si no sabes cómo aceptarlas, aprender de ellas, tomar lo mejor, dejarlas atrás y continuar.

Recuerda que eres una persona maravillosa, con centenares de virtudes, muy inteligente, atlético, bien parecido, interesante y con un gran capacidad de amar; así que nunca te limites por la opinión de otros, ni por las trampas impuestas por la sociedad; tomate el tiempo para descubrir cuáles son las cosas que realmente te gustan y luego dedícate a ellas, así muchos no lo puedan entender; bastante difícil es encontrar las cosas de la vida que alimentan nuestra alma, como para no disfrutarlas por el miedo al qué dirán, así que no olvides: “solo con el corazón se puede ver bien, lo esencial es invisible a los ojos”.

Quiero despedirme diciendo, que siempre que me busques me encontrarás, que siempre que me necesites estaré, así no siempre pueda estar de manera presencial; que cada duda que tengas, dedicaremos el tiempo necesario para encontrar juntos la respuesta y que cuentas con mi apoyo, así algunas veces no pueda entender los motivos por los cuales haces las cosas -el futuro está reservado para ti… y yo a veces ni siquiera en sueños podré comprenderlo-.

Quiero para tu vida la mejor de las fortunas y solo la encontraras si buscas en los momentos que quitan el aliento y no en los objetos que compran felicidad instantánea, así que rodea tu vida de personas y no de cosas, entra a los supermercados a contemplar cuantas cosas hay allí que no necesitas y sueña con conocer el mundo y a las personas que habitan el, no permitas que ningún prejuicio nuble tu mente, no te encierres en la soledad de perseguir éxitos financieros, ni pretendas comprar con dinero las cosas más maravillosas de la vida, pues ellas solo están reservadas para el que actúa con amor.

Hijo, mi caminar por el mundo me ha enseñado que hay una sola religión, el amor; hay un solo lenguaje, el del corazón; hay una sola raza, la humanidad; hay un solo Dios, que está en todas partes y que el mayor descubrimiento de nuestros tiempos es que podemos cambiar todo nuestro entorno, con solo cambiar nuestra forma de pensar… así que siempre que pienses, hazlo en grande.

No dediques tu vida solo al trabajo, nadie en su lecho de muerte ha lamentado trabajar poco… y sonríe siempre, esa es tu mejor carta de presentación.

Te Amo!

DEJA UN COMENTARIO