Entre sueños y arte (Pijao y Córdoba)

maurogo / Viajes / / 0 Comments / Like this
Entre sueños y arte (Pijao y Córdoba)

El realismo mágico de Colombia, sí existe… pero contrario a lo que tratan de vendernos en las campañas publicitarias enfocadas en resaltar las maravillas naturales o los destinos paradisíacos de este hermoso país, la esencia, el alma de esta magia, radica en su gente y pude confirmarlo hace poco cuando en Córdoba (Quindío) me invitaron a vivir sueños en Soñarte y fui testigo de que el arte se está abriendo paso entre paredes de esterilla con cuadros que transgreden las convenciones políticas, religiosas y tradicionalista en un pueblo como Pijao.

Voy a contar esta historia en el orden que la vida me ofreció el deleite de vivirla y empezaré hablándoles de Soñarte, una reserva natural, café, mirador y fábrica de artesanías, que nace en una finca cafetera tradicional y se tatúa en el corazón del visitante gracias a Jorge y Patricia, quienes con sus sueños están moldeando este paraíso terrenal; los motivos para hospedarse y quedarse allí al menos 3 días son tan variados e inspiradores como las historias de más de 100 años de antigüedad, de las que vienen siendo testigo la fauna y flora del lugar.

En Soñarte lo que antes eran bodegas para el café hoy son hermosas habitaciones para sus huéspedes; el beneficiadero y el taller, lugares que antes estaban reservados para los trabajadores de la finca, hoy están a disposición de los viajeros quienes de la mano de Jorge podrán ser testigos de diversos procesos productivos, trabajar en la conservación de la huerta o ayudar a construir los muebles y objetos de decoración de la casa principal.

Si tus motivaciones son menos laboriosas y más contemplativas, seguro disfrutaras la imponente vista 360 que encontrarás en el café mirador, o quedaras enamorado -como lo hice yo- del secreto mejor guardado de esta reserva natural: un hermoso lago ubicado frente una acogedora cabaña con capacidad para diez personas, construida con el objetivo de que puedas entrar en sintonía con la esencia del lugar y se potencie tu capacidad de soñar.

La alimentación será todo un placer, no solo por sus atentas baristas, las deliciosas tortas o el café diferenciado que aquí se cultiva gracias al liderazgo de Patricia; sino porque que la cocina está concebida como el lugar de encuentro por excelencia, para viajeros y lugareños.

Si buscas contacto con la naturaleza y conexión con personas maravillosas, agrega a tu lista de viajes Soñarte: Terraza – Café – Hotel – Reserva Natural.

Continuando con estas dos historias que se entrelazan por las la calidez de su gente y las rutas terrestres del departamento, a solo 30 minutos de Córdoba nos encontramos con el municipio de Pijao, el cual posiblemente ya lo tengas referenciado por la proclamación de ciudad sin prisa (Cittá Slow) que obtuvo hace pocos años. Aquí Giovanni Alberto Sarria Correa, visionario, fundador, propietario, guía, bartender y excelente conversador, se convierte en el centro de atracción de la Casa Galería 1902.

Un espacio que se ha construido a punta de sueños, ganas, trabajo duro y mucha originalidad para ofrecer una alternativa que permita a visitantes y residentes, disfrutar de lenguajes de expresión como las artes plásticas, la literatura y la música.

Cada rincón de la Casa Galería, al igual que su cadena de servicio (que empieza y termina en Giovanni) expresan plenamente las esencia del movimiento sin prisa; sus postres, cafés e infusiones, vinculan en su preparación la misma frescura que reposa en los “palitos” de café y frambuesas de la propiedad y la originalidad de los cuadros, que invitan a transgredir las convenciones políticas y religiosas de este pueblo tradicionalista.

Aquí el buen gusto estimula los sentidos, no solo por el alto contenido artístico de las 99 obras que reposan en sus paredes, sino por el excelente gusto literario y musical, promovido por este Filósofo y Contador que encontró, en su casa (La Casa Galería) y en Pijao, su pedazo de cielo en la tierra.

No es necesario que traigas tu libro favorito, pero puedes hacerlo, no es necesario que traigas tu café preferido, pero si quieres, no es necesario que traigas compañía, pero si gustas… pues la espontaneidad del momento, es sin duda la marca indeleble que se cuela por tus venas cuando La Casa Galería abre sus puertas.

No te quedes en casa tan solo leyendo estas palabras, sal a vivir y soñar el realismo mágico de esta gente, de estas casas, de estos sueños, de estas ganas.

DEJA UN COMENTARIO